¿Por qué elegir una educación británica?

 

El mundo está cambiando, cada vez más rápidamente y debemos educar a nuestros niños para el futuro y no para el pasado. Es por eso que el sistema educativo británico, que permite a las escuelas adaptar sus programas a las necesidades específicas de cada alumno, es utilizado por los mejores colegios internacionales de todo el mundo que están sujetas a un riguroso sistema de inspección para garantizar la calidad requerida.

Una educación británica le da a un niño una educación para la vida; una base profunda de habilidades básicas como idiomas, matemáticas, tecnología, ciencias, lógica, pensamiento creativo, resolución de problemas, ética y valores personales, investigación independiente y salud. El niño no es un receptor pasivo de conocimiento, sino un participante activo en la adquisición de nuevas habilidades y conocimientos a través de la participación personal en su propia educación.

Los profesores británicos están capacitados para personalizar su enseñanza de modo que ningún niño trabaje a un nivel demasiado difícil o demasiado fácil para ellos. Esto les permite a los niños evolucionar a su propio ritmo y crecer confiando en sus propias habilidades. Es importante para los colegios británicos que los niños estén motivados a través de un refuerzo positivo, ya que un niño con autoestima y una orientación competente siempre tendrá éxito en la vida. Con una buena variedad de cursos para elegir, difícilmente los alumnos pre-universitarios se encontrarán estudiando temas en los que no tienen interés alguno.

Los exámenes británicos son aceptados para obtener acceso a las universidades y ayudar a los estudiantes a ingresar a las mejores instituciones en todo el mundo. Al estudiar en inglés, los niños que no son nativos de inglés se vuelven completamente bilingües con un profundo conocimiento del idioma inglés. Con su prestigio mundial, una educación británica abre a los alumnos muchas puertas y el camino hacia el éxito en la vida.